Traumatismos dentales en niños. Recomendaciones Instituto IASE

Con la llegada del buen tiempo es frecuente que los niños convivan al aire libre. No menos frecuentes son las caídas y porrazos que, mayoritariamente, pasan desapercibidos, pero que dependiendo  de la edad del niño/a y del tipo de traumatismo pueden tener repercusiones más o menos graves a nivel dentario.

El traumatismo no solo compromete la dentadura, sino que también puede afectar a la autoestima, calidad de vida y, dependiendo del caso, puede necesitar tratamiento de por vida.

Con este artículo, desde el Instituto IASE pretendemos facilitar a los padres y educadores la información adecuada para que puedan actuar correcta y anticipadamente en una situación de traumatismo dental (en dientes anteriores, vulgarmente “dientes frontales”).

Los traumatismos con respecto a las estructuras dentarias ocurren principalmente en el maxilar superior y afecta a los incisivos. La incidencia de los traumatismos en los dientes de leche coincide con el aprendizaje de andar (10 a 24 meses de edad) y en los dientes  definitivos afecta mayoritariamente desde los 7 hasta los 11 años de edad.

Antes de cualquier intervención, los padres/educadores deben saber distinguir un diente de leche de uno definitivo, ya que el procedimiento deberá ser diferente en cada uno de los casos.

Dientes de leche. Los primeros dientes de leche que eclosionan (“rompen”) son los incisivos; cerca del año de edad él bebe ya tiene los cuatro incisivos superiores y los cuatro inferiores. Estos permanecen en la boca hasta los seis años de edad, edad en la que se deshojan (“caen”), dando lugar a los incisivos definitivos. Los incisivos de leche son mucho más pequeños que sus sucesores y generalmente de color más lechoso (más blancos).

Dientes definitivos. A partir de los seis años comienzan a eclosionar los incisivos definitivos y con apenas siete años es frecuente que los niños ya presenten los cuatro incisivos superiores e inferiores. Los molares de leche (dientes más posteriores) se sustituyen a los 12 años.

Como evitar

Desgraciadamente, no existe un modo eficaz de evitar la ocurrencia de traumatismos en la dentadura infantil, ya que los niños son inquietos por naturaleza y los accidentes ocurren. Sin embargo, en determinadas circunstancias podemos disminuir la intensidad de los efectos en caso de que sucedan, recurriendo al uso de cascos para niños y de protectores bucales para niños indicados para la práctica de actividades deportivas.

TIPOS DE TRAUMATISMOS

La clasificación que presentamos a continuación pretende ser didáctica y tiene como objetivo facilitar la actuación de padres/educadores.

Fractura englobamos en esta categoría todos los dientes “partidos”.

Consecuencias: diente de leche- dolor al morder, alteración del color (ceniza o amarillento), encía enrojecida, fistula (bolita en la encía), absceso; diente definitivo- sensibilidad, daño al morder, alteración del color, fistula, absceso, reabsorción radicular (la raíz del diente “es comida”) y quiste (estos dos últimos son detectables mediante una radiografía).

Como actuar: en ambos casos, consultar a un odonto-pediatra; en el caso de ser un diente definitivo llevar la porción de diente fracturado (podría ser posible recomponer el diente con esta pieza).

Avulsión: el diente cae entero.

Consecuencias: diente de leche – perdida del diente avulsionado, perdida de espacio para el diente definitivo, alteraciones del crecimiento facial, dificultades en el habla; diente definitivo – perdida de hueso y movimiento de los dientes próximos.

Como actuar: en caso de diente de leche, consultar al odonto-pediatra y NO recolocar el diente; en el caso del diente definitivo consultar a un odonto-pediatra y recolocar el diente.

Intrusión: el diente entra en la encía (“desaparece”)

En la dentadura de leche la lesión visible más frecuente es la intrusión, mientras que en los dientes definitivos el trauma generalmente deriva en fractura.

Consecuencias: diente de leche- puede dejar secuelas en el diente definitivo, las cuales son más severas cuanto menor sea el niño/a; diente definitivo- dolor al morder, alteraciones del color, fistula, absceso, reabsorción radicular, y quiste (estos dos últimos detectables mediante una radiografía).

Como actuar: en el diente de leche, consultar a un odonto-pediatra. En la mayor parte de los casos el diente reerupciona (“vuelve a salir”), pero hay que evaluar las posibles secuelas en el diente sucesor; en el caso del diente definitivo se debe también consultar a un odonto-pediatra y dependiendo de la edad del niño/a el diente podría tener que ser extruido (“estirado”).

¿Qué pueden hacer padres y educadores?

En ninguna de las actuaciones anteriores se prescinde de la intervención de un odonto -pediatra.

A este le  compete intervenir, siempre que sea posible, pero también tranquilizar a los padres/educadores e informar sobre las posibles consecuencias del traumatismo. Los padres/educadores deben obedecer las instrucciones del profesional y comparecer en todas las consultas de control. ¡La no comparecencia puede significar un diente perdido! Conviene destacar que aunque no se detecte una lesión aparente o que el niño/a en el día del traumatismo no sienta molestias, el odonto-pediatra deberá ser siempre informado de la ocurrencia del traumatismo y, siempre que sea posible, observar al niño/a. ¡Las consecuencias inherentes a la fractura (“diente partido”) pueden surgir después de un trauma sin lesiones perceptibles!

Como reposicionar un diente definitivo que ha caído.

1-Encontrar el diente

2-Coger el diente por la corona (no tocar  la raíz)

3-Lavar el diente con agua corriente fría (¡tapar la pila!)

4-a-Reimplantar el diente o, en caso de ser imposible…

4b-Colocar el diente en un recipiente con leche o suero fisiológico (evitar agua u otro liquido) o, en caso de no tener leche o suero fisiológico…

4c Colocar el diente entre la mejilla y la encía y …

5-Ir inmediatamente a un  odonto-pediatra.

–       Dientes de leche en un niño  con tres años de edad( ya tiene la dentadura de leche completa, con 20 dientes)

–       Dentadura mixta de un niño con  siete años (incisivos y primeros molares definitivos; caninos y molares de leche; dentadura con 24 dientes)

 

 

¿SI TIENES INTERES EN SABER MAS SOBRE ESTE TEMA?

Realiza uno de nuestros cursos en: www.cursos.institutoiase.com

 

 

 

Entradas creadas 226

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.