Qué es el apego y cómo nos influye en nuestras vidas

Teoría del Apego (Bowlby, 1988)

Tal y como se señala desde la etología y el psicoanálisis, los seres humanos somos indefensos al nacer (Comin, 2012), y es por este hecho que contamos con un mecanismo que nos facilita la supervivencia en estos primeros años de vida. Dicho mecanismo consiste en “apegarse” o desarrollar apego hacia una figura que nos procura seguridad, protección y cuidados físicos y emocionales.

Es la teoría del apego (Bowlby, 1988) la que explica cómo todo ser humano tiene esta necesidad básica de establecer y mantener un vínculo afectivo fuerte con su cuidador principal para su supervivencia. El autor de esta teoría, junto con Mary Ainsworth (1989), detallaron la clasificación de los estilos de apego en seguro, inseguro de tipo evitativo e inseguro de tipo ambivalente. Poco después se incluyó también el estilo de apego desorganizado, que se suele desarrollar en los casos de negligencia y maltrato infantil.

Normalmente, este tipo de vínculo afectivo desarrollado en la infancia es el que mantendremos en nuestra vida adulta (de no ser porque hayamos tenido otro tipo de experiencias relacionales importantes) y podemos reconocerlos según las siguientes características:

  1. Apego seguro

Las personas con este tipo de apego se caracterizan por tener seguridad en sí mismas y en las relaciones que mantienen con sus parejas. Les resulta fácil, sencillo y agradable establecer una relación y disfrutan de las relaciones íntimas y cercanas tanto a nivel físico (contacto a través de caricias, besos y/o actividad sexual, etc.) como a nivel emocional (se permiten depender emocionalmente de la pareja y, al mismo tiempo, que su pareja dependa emocionalmente de ellas). Por otro lado, confían plenamente en la disponibilidad de su pareja y no se encuentran preocupadas por qué va a suceder después (si su pareja les va a dejar o si, por el contrario, les va a pedir mayor compromiso).  Por último, saben expresar sin problemas a la otra persona sus necesidades, deseos y sentimientos.

El estilo de crianza durante su infancia se ha caracterizado por recibir atención y respuesta a sus necesidades fisiológicas y emocionales. Sus cuidadores les han ofrecido cercanía física y emocional (afecto y cuidados continuos).

  1. Apego inseguro de tipo evitativo

Las personas con este tipo de apego se caracterizan por su inseguridad en las relaciones que mantienen con sus parejas. Al ser evitativos, les resulta incómodo y molesto el hecho de que sus parejas busquen mayor cercanía, contacto e intimidad tanto a nivel físico (no demuestran su afecto y cariño a través del contacto físico y suelen tener problemas a la hora de mantener y disfrutar de las relaciones íntimas) como a nivel emocional (no se suelen permitir depender emocionalmente de la pareja ni tampoco que su pareja dependa emocionalmente de ellas). Por otro lado, les cuesta mucho confiar plenamente en su pareja y dejarse llevar por miedo al rechazo o a la agresión.

El estilo de crianza durante su infancia se ha caracterizado por recibir distancia y frialdad física y emocional y poco contacto afectivo (poca expresión de cariño y en ocasiones, rechazo). También puede haberse debido a que tardaban en responder a sus necesidades y solía ser ignorado o dejado en un segundo término.

  1. Apego inseguro de tipo ambivalente

Las personas con este tipo de apego, al igual que los anteriores, se caracterizan por su inseguridad en las relaciones que mantienen con sus parejas. En este caso, se sienten angustiados y preocupados con la separación de sus parejas y sienten miedo de que éstas les puedan abandonar.  Por ello, tratan de general un vínculo muy estrecho para que esto no ocurra y se “aferran” a ellas incluso en ausencia de amenaza. Son personas altamente dependientes que sacrifican su autonomía a cambio de sentirse más seguras.

El estilo de crianza durante su infancia se ha caracterizado por cuidados y respuestas incoherentes por parte de sus cuidadores que han generado angustia por no saber qué esperar de ellos ni cuándo. Por ello, utilizan la estrategia de mantenerse cerca de su figura de apego y se vuelven muy dependientes a ella, sacrificando las oportunidades de jugar o “explorar”. Estos niños suelen sentir mucha ansiedad ante las separaciones incluso antes de que estas ocurran.

Si te sientes identificado con alguno de estos tipos y tienes interés en conocer más acerca de cómo te relacionas con las personas de tu entorno o en cómo aumentar tu confianza y seguridad en los demás, no dudes en pedir cita en nuestro centro para que podamos acompañarte en este camino de autoconocimiento y crecimiento personal.  

 

 

 

 

 

 

Sara Benlloch Bueno

Psicóloga General Sanitaria
del Centro de Terapia del Instituto IASE

CV13937

El equipo de psicólogas y especialistas en salud del Centro de Terapia del Instituto IASE estaremos encantadas de acompañarte en tu proceso de cambio y desarrollo personal. Nos adaptamos a tus necesidades ofreciéndote tratamientos de calidad para que consigas bienestar emocional y mejores tu calidad de vida en el menor tiempo posible.

Contacta con nosotros y encontraremos la mejor manera de ayudarte

http://www.institutoiase.com/

 

 

 

Entradas creadas 222

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.