Niños en la guardería: La importancia de los profesionales de la educación

En este proceso de adaptación, los profesionales de la educación (educadores/as de infancia, auxiliares de acción educativa…etc.) desempeñan un papel muy importante, será imprescindible la aceptación positiva y constructiva de esta nueva realidad. En mi caso personal, tuve siempre una palabra de apoyo, un gesto de cariño y, con el tiempo, la confianza en aquellos profesionales fue llegando.

Día tras día, iba observando el comportamiento de mí bebe: si estaba limpio cuando iba a buscarlo, satisfecho, cómo estas personas lidiaban con él y con los demás niños. Había aspectos que yo consideraba muy importantes, como por ejemplo el factor de que me contaran como había ido el día, me informasen de las rutinas del bebe (cuanto había comido, si había estado bien o indispuesto, si había reído, lo que había hecho, a qué horas había dormido) y me fui dando cuenta de la profesionalidad con la que aquellas personas lo hacían.

En ningún momento oí comentarios como: “¿Por qué estas preocupada?, ¿no ves que él está bien?” También nadie me ocultaba el hecho de que él había llorado al dejarle, haciendo que esta sinceridad aumentase mi confianza. Hoy se lo difícil que es esta fase para todas las personas envueltas (familiares y profesionales) y como es de urgente el trabajo en equipo, intentando en conjunto encontrar soluciones y estrategias que promuevan una mejor adaptación.

Conviene recordar también que, cuando los bebes están bien cuidados y se les garantiza la satisfacción de todas sus necesidades (sean estas de carácter fisiológico, seguridad o afecto) se adaptan más fácil y rápidamente que los padres.

Por esto, es aún mayor la importancia de la calidad de la guardería que se escoge para él bebe.

Relativo a la adaptación de los propios padres y educadores a esta nueva fase, dejo aquí unas sugerencias, que pienso que pueden contribuir para disminuir los sentimientos menos positivos que la separación de los hijos acarrea.

Con todas estas sugerencias, espero que septiembre pueda ser un mes de transición más positivo para todos los que se encuentran envueltos en la ardua tarea de la primera gran separación de su bebe. La buena noticia es que, en el mes de octubre, probablemente, los sentimientos de perdida serán progresivamente sustituidos por la satisfacción de haber conseguido lidiar con más de un desafío familiar.

Sugerencias para los padres

·Aceptar los sentimientos que experimenta: los padres deben reconocer y aceptar que es natural experimentar sentimientos menos positivos, cuando pasan por esta fase en que la sensación de pérdida de sus bebe está presente; la conciencialización de la angustia, que la separación acarrea permite a ambos enfrentar mejor la situación; negar los sentimientos, fingiendo no sentirlos puede volverse muy desgastante, destructivo y hasta reflejarse en la vida diaria, aumentando la tensión, por ejemplo, en casa o en el trabajo (donde se espera que el ambiente sea más tranquilo, para que él bebe también pueda experimentar la calma al final del día en que también experimento la separación); a pesar de que los bebes estén bien cuidados en la guardería, el amor de los padres es imprescindible al final de día.

·Hablar con otras personas: es de extrema importancia hablar con otras personas de sus sentimientos: padres y madres no son superhéroes y tienen sentimientos – de culpabilidad, de recelo; así, los padres no deben de guardarse sus recelos, compartiéndolos; cuanto más intenten ocultar y reprimir sus emociones, más estas los van a hacer desgastar energía innecesaria y provocar desgaste emocional y físico.

·Unión del matrimonio y comunicación clara: padre y madre deben poder compartir y hablar uno con el otro a cerca de lo que sienten, pues la cohesión de ambos será un aspecto necesario para que la adaptación del niño/a se procese positivamente.

 

Sugerencias para los profesionales

·Evitar hacer juicios de valor sobre los sentimientos que los padres experimentan: es muy importante por parte de los profesionales adoptar una postura de aceptación y de apoyo frente a los padres; no siempre es una tarea fácil, más que nada porque a veces los padres proyectan en los profesionales sus sentimientos más negativos (por ejemplo, siendo más agresivos o exigentes) Pero los profesionales deben acordarse de que esto es solo una manera más o menos consciente que los padres tienen de expresar sus inseguridades y recelo.

·Proporcionar espacio y tiempo: en este caso, este espacio y tiempo deberán tener como objetivo hablar con los padres a cerca de la forma de como ocurrió el día y como se comportó su bebe, estando abierto a sugerencias de los propios padres, sobre cómo lidiar con él bebe (estrategias conjuntas tienen siempre un resultado más eficaz)

·Oír a los padres: muchas veces la guardería es de los pocos lugares en que los padres se sienten a gusto para expresar lo que sienten; dele importancia a que encuentren profesionales que los escuchen de verdad.

·Promover reuniones entre los padres:  estas reuniones pueden ser útiles, en la medida en que los padres se encuentran y pueden hablar acerca de la experiencia que están viviendo, compartiendo con otras personas en la misma situación sus sentimientos.

·Sesiones dinámicas de educación parental: esta es una sugerencia valida, en caso de que la institución cuente entre su equipo con un psicólogo, profesional extremadamente necesario para intervenir en estos momentos de crisis, bien con los padres de forma individual, bien con grupos de padres.

 

 

 

 

Entradas creadas 218

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.