Intervención del psicólogo en familias con un enfermo crónico

La terapia comienza con la historia de cómo surgió la enfermedad. Se evalúa el impacto en la familia y en el enfermo y cómo respondieron, así como la relación con el sistema médico. Los temas que surgen son: consecuencias en la vida del paciente, en sus relaciones, sentimientos personales y familiares provocados por la enfermedad, cómo se ha visto tratado por su familia, por sus relaciones, información que poseen sobre la enfermedad, pronóstico y tratamiento.

Hay que sondear el motivo de consulta y relacionar los síntomas que traen con la enfermedad.

El problema de los enfermos físicos tiene dos caras: la enfermedad a la que se tiene que adaptar; y los síntomas generados (problemas secundarios de adaptación). La enfermedad se aceptará si el paciente encuentra planes vitales alternativos que valore, si no entenderá que la vida vivida de esa manera es indigna.

FASE

TAREAS TÉCNICAS Y ESTRATEGIAS
Crisis Convivir con la enfermedad.Informar sobre diagnóstico, pronóstico y papel de la familia.

Relación con el sistema médico.

Respuesta de emergencia

Información, mediación con el sistema sanitario, negociación de los ajustes para la respuesta de emergencia, normalización, airear sentimientos y mantenimiento de la esperanza.
Crónica Rediseño flexible de roles familiares.Adscripción de cuidador familiar.

Mantener la enfermedad en su lugar.

Apoyo social.

Negociación de los cambios roles, cuidador, respiro…Externalización: requerimientos abusivos de la enfermedad.

Ampliar red social: grupos autoayuda.

Normalizar, airear sentimientos y mantener esperanza.

 

Terminal Recapitulación de la vida. Finalizar asuntos pendientes. Continuidad del sostenimiento de la familia.Apoyo emocional continuo al moribundo.

Duelo anticipado.

Anticipación de los efectos de la muerte.Recapitular y conseguir imagen de lo positivo que dejó.

Contacto emocional y físico.

Rituales de duelo.

Airear sentimientos y mantener esperanza.

Intervención en el momento de crisis

El objetivo es activar los recursos, movilizando a la red más inmediata. Se necesita que quién ayude a la familia sea significativo. Sólo las relaciones importantes pueden dar apoyo a largo plazo. Si no hay red cercana hay que orientar hacia la búsqueda de grupos de voluntarios, autoayuda… nunca consentir el aislamiento social.

Intervención en fase crónica

Hay que negociar la nueva estructura familiar, la compatibilidad de la enfermedad con el proyecto de cada uno y el mantenimiento del contacto social. El impacto emocional ya es menor pero puede haber problema en relación con la negociación de la nueva estructura familiar.

Puede ser que el enfermo se instale en una postura de incapacidad crónica, no justificada por la enfermedad. Hay que tratar la diferencia entre enfermedad e invalidez. Si el enfermo es un hijo los padres tienen que acordar qué conductas concretas y en pequeños pasos tiene realizar para que recupere su vida.

Mantener a la enfermedad en su lugar implica dar justo lo que la enfermedad requiere. La voz de la enfermedad, la silla vacía… ayudan a conocer los dictados de la enfermedad.

Intervención en fase terminal

Además de intervenir en el moribundo, también tiene impacto en los que siguen vivos.

En este momento se puede contar con la ayuda de la red que no participa si no es en momentos de crisis. Cuando ya todo es irreversible, la esperanza significa saber que se ha hecho todo lo que se tenía que hacer y que la persona muere rodeada de afecto.

Entradas creadas 222

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.