Cómo y cuándo se aplican las Terapias Expresivas en las escuelas

En el marco escolar, El Arte Terapia permite tratar una gran variedad de problemas que afectan a los estudiantes y que interfieren en su rendimiento escolar y en sus relaciones con los compañeros y el profesorado. Su eficacia se ha probado en múltiples trastornos, en especial en los casos en los hay dificultades de expresión verbal. Se pueden tratar problemas de conducta y de aprendizaje, que muchas veces tiene su raíz en dificultades emocionales. Otras indicaciones son las dificultades de adaptación en alumnos emigrantes, crisis de la adolescencia, problemas de autoestima baja, depresiones, dificultades para relacionarse, timidez, hiperactividad, trastornos alimentarios, enuresis, conductas dependientes, alteraciones y conflictos en el entorno familiar, pérdidas y duelos, bullying, abuso de sustancias, conductas asociales, etc.

 — El encuadre en el entorno escolar

— Intervenciones posibles: El Arte Terapia se puede trabajar en sesiones individuales y de grupo. A veces se trabaja también con las familias.

— Temporización: En las escuelas e institutos se procura que la duración de las sesiones coincida con la duración de las clases (45´o 1h, según el caso). La frecuencia suele ser de una sesión semanal, y cuando sea necesario, se pueden hacer dos o más sesiones. Las sesiones pueden tener lugar dentro del horario lectivo o ser consideradas como una actividad extraescolar, dependiendo de la disponibilidad de las personas implicadas (el alumno, el terapeuta, el profesorado y la institución). El número y la frecuencia de sesiones a lo largo del año viene condicionado por las vicisitudes del calendario escolar.

—Infraestructura necesaria: Idealmente, la escuela tendría que proporcionar un espacio seguro donde trabajar y guardar adecuadamente las obras, además de los materiales necesarios. Lo mejor es disponer de una sala destinada exclusivamente a esta actividad, pero si esto no es posible, la escuela debe al menos garantizar que no habrá interrupciones en el espacio asignado, mientras duren las sesiones.

— Procedimiento. Antes de iniciar un tratamiento, conviene seguir unos pasos preliminares,

— Observación en el aula, que puede durar varias sesiones.

— Fase de asesoramiento: un mínimo de tres sesiones pactadas, para que  el arte terapeuta se cerciore de que va a poder trabajar con la persona.

— Tratamiento supervisado.

— El arte terapeuta en la escuela

Colabora con el equipo docente (maestros, profesores y psicopedagogos de centro), reuniendo toda la información posible sobre sus pacientes. También se entrevista con los padres, para informar de la actividad solicitar su permiso e intercambiar información. Uno de los papeles del arte terapeuta en la escuela es el de colaborar con los profesores y los padres para ayudarles a comprender mejor el desarrollo emocional del niño y cómo este influye en su actitud, en sus estudios y en sus relaciones.

El terapeuta informa del progreso de la terapia siempre desde una ética profesional de confidencialidad, protegiendo el derecho a la intimidad del niño. El vínculo de confianza que se desarrolla entre el paciente y el terapeuta es un factor terapéutico de primer orden, por lo que todo intercambio de información con el equipo docente se debe de hacer con suma cautela y sensibilidad.

La complejidad creciente de nuestra cultura, la diversidad, las dificultades en las relaciones humanas, las situaciones familiares difíciles, la presión social, entre otros factores, repercuten en los niños los adolescentes en forma de problemas de conducta y de aprendizaje. En el entorno escolar, los maestros y profesores se tienen que enfrentar a problemáticas difíciles —que a veces les impiden incluso ejercer su función docente— sin estar preparados ni tener una formación específica para ello. Las escuelas están de acuerdo en que necesitan ayuda inmediata y que las estructuras de apoyo psicológico del alumnado, en el presente, son a todas luces insuficientes.

Cuando los alumnos con dificultades no encuentran un lugar donde expresar su insatisfacción, sus ansiedades y sus miedos, los actúan, afectando a todo el grupo en el que están implicados. Se genera un “paquete emocional no nombrado” (Omenat, 2001) que dificulta el aprendizaje y la integración. El Arte Terapia, como parte integrante de la vivencia en la escuela, permite que el niño pueda expresar, elaborar y llegar a entender sus conflictos en un entorno que le es del todo familiar, y en el que transcurre una parte muy importante de su vida. En palabras de Sybille Cseri, una arte terapeuta que trabaja en un centro de secundaria de Cataluña:

“El arte terapia acompaña la creación, de manera que el alumno puede re-establecer la comunicación consigo mismo y con su entorno. De esta forma, el profesor no está conteniendo el conflicto él solo y puede llegar a comprenderlo como una manifestación de dolor o como una dificultad que necesita de intervención y ayuda.”

(Cseri, 2002;2)

En suma, lo que el Arte Terapia ofrece es una poderosa herramienta para el auto-conocimiento, y lo hace a través de la creatividad y del potencial lúdico del arte. Cuando aprendemos a conocernos internamente y a ser capaces de contactar con nosotros mismos, la comunicación con los demás se torna genuina. Cuando podemos abordar los conflictos de forma creativa, y así transformarlos, el resultado es una experiencia humana de consciencia y de crecimiento.

 

Entradas creadas 220

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.